LAS ALHAJAS DE MAMA

Un día busque un reloj,

y encontré tus alhajas.

Alhajas del tiempo, brillosas.

Y vi tus ojos, lentos, quietos.

Vi tu rostro, negro,  serio.

Vi la paz lejana y la locura.

Comprendí mi llanto.

Comprendí mis tiempos.

Busque un instante,

y encontré tus ojos.

.

A veces, te pienso en silencio.

La rabia me llega y se va.

Me abunda de abajo, del pecho.

Los hombres, el país, mi familia, yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s